lunes, 16 de abril de 2012

TEMA Nº 5 EL ACENTO Y LA TILDE


TEMA Nº 5
EL ACENTO Y LA TILDE
INDICADOR DE LOGRO: acentúa correctamente las palabras asignadas, de acuerdo a las reglas generales de acentuación.

El acento prosódico es la mayor fuerza con que se pronuncia una sílaba (sílaba tónica) de una palabra polisílaba cualquiera (de forma aislada) y de una monosílaba (si se encuentra dentro de su contexto). Este tipo de acento se encuentra en todas las palabras polisílabas y puede servir para diferenciar palabras según la sílaba sobre la que se encuentre: público (esdrújula), publico (grave) y publicó (aguda).

El acento gráfico o tilde, en cambio, no se utiliza siempre y sirve para marcar dicha sílaba en determinados casos que no se rigen por las reglas generales.

Las letras mayúsculas están sujetas a las normas de acentuación gráfica y deben recibir la tilde cuando corresponda.[1]

Reglas generales de acentuación

Hemos indicado en la lección anterior, que según sean las palabras agudas, llanas o esdrújulas, siguen reglas diferentes de acentuación.
Palabras agudas:
Se acentúan si terminan en vocal, o en las consonantes "n" o "s". No se acentúan en el resto de los casos.
Pantalón
Patín
Pincel
Pared
José

Palabras llanas:
Se acentúan si terminan en consonante, exceptuando la "n" y la "s".
Regla
Cádiz
Moda
Perla
Pérez

Palabras esdrújulas: Se acentúan en todos los casos.
Patético
Mérito
Pretérito
Pérdida
Básico

Si el acento recae en la cuarta sílaba empezando por el final (palabras sobreesdrújulas) siempre se acentúa (son casos poco frecuentes).
Permítemelo
Escóndeselo
Termínatelo[2]

El acento diacrítico
En la ortografía del idioma español, se denomina acento diacrítico o tilde diacrítica a la tilde que se emplea para distinguir significados en pares de palabras, habitualmente monosílabas, de las cuales una es regularmente tónica, mientras que la otra átona en el habla, marcando el acento de la tónica. Las palabras que forman estos pares pueden tener el mismo origen etimológico (por ejemplo más y mas, ambas del latín MAGIS), o pueden ser de etimología distinta (por ejemplo mi, apócope de mío, del latín MEUS y , del latín MIHI o ).

La tilde diacrítica, sin embargo, no sirve para distinguir cada uno de los pares mínimos, opuestos por la tonicidad, que existan en español —como la preposición átona para de la forma verbal para (de parar), o el sustantivo masculino tónico don del tratamiento átono don, así como la preposición de y el pronombre te átonos, de los nombres de las letras t (te) y d (de) tónicos—, ya que estos últimos aparecen solo en contextos muy restringidos e imposibles de haber caso de ambigüedad. Asimismo, tampoco se usa el acento diacrítico cuando palabras con la misma escritura son tónicas y no tienen una (o más) correspondientes átonas. Por ejemplo ve del verbo ver (tercera persona singular del presente de indicativo) y ve del verbo ir (segunda persona singular del imperativo) no se diferencian con tilde diacrítica, puesto que ambas son tónicas en el habla. No obstante, en el caso de de saber y de ser (imperativo), ambas formas deben llevar tilde, porque hay que distinguirlas de la forma átona se (pronombre personal).

Monosílabos diferenciados por el acento diacrítico
Como regla general, las palabras monosílabas nunca llevan tilde en español, salvo las ocho que aparecen en la tabla siguiente y los pronombres exclamativos e interrogativos. Los casos particulares de aún/aun y ó/o son tratados en secciones posteriores.
Se trata de parejas de palabras en las que existe una forma tónica y una forma átona, ambas formas con significado diferente, y se marca con acento la forma tónica para diferenciarla de la átona.

de1
Preposición (del latín )
Vengo de Alemania.
Esperó de pie.
Forma del verbo dar (del latín DEM, DET)
Espero que mi primo no te dé la espalda.
Dé recuerdos a su mujer de mi parte.
el
Artículo definido singular masculino
El perro es marrón.
Es el mejor jamón que he probado nunca.
él
Pronombre personal (ambos del latín ILLE)
Él es muy alto.
Me lo dijo él.
mas
Conjunción adversativa, equivale a "pero"
Quiso partir, mas no le dejaron.
más
Adverbio comparativo, es tónico (ambos del latín MAGIS)
Soy más alto que tú.
Mucho más que eso.
Dos más dos son cuatro.
mi2
Adjetivo posesivo, forma átona de mío (del latín MEUS, MI)
Mi casa es grande. [=la casa mía]
Sonata en mi menor.
Pronombre personal tónico de caso preposicional (del latín MIHI, MĪ)
A mí me gusta.
Para mí.
se
Pronombre personal de acusativo o dativo reflexivo y recíproco (del latín )
El chico se fue.
Se ruega no fumar.
Se lo di ayer.
Primera persona singular del presente de indicativo de saber o segunda persona singular del imperativo de ser
No lo sé.
Sé bueno.
si2
Conjunción (del latín )
Si mañana hace buen tiempo, me voy a la playa.
Dime si lo hiciste.
Adverbio afirmativo (del latín SĪC), caso preposicional reflexivo y recíproco de tercera persona (del latín SIBI) o sustantivo que indica aprobación
¿Vienes? Sí, voy.
Tú sí que sabes.
No está seguro de sí mismo.
Me costó darle el sí a su proyecto.
te3
Pronombre personal átono de casos acusativo, dativo y reflexivo de (del latín )
¿Te vas ya?
Te daré el libro mañana.
Sustantivo, es el nombre de un tipo de arbusto (voz de origen indostánico)
La hora del té.
tu
Adjetivo posesivo, forma átona de tuyo (del latín TUUS)
Tu casa es muy grande.
Pronombre personal tónico de caso nominativo y vocativo de la segunda persona del singular (del latín )
¿Tú qué dices?
Soy más alto que tú.

Tilde diacrítica en los interrogativos y exclamativos o también conocido como acento enfático
Los pronombres interrogativos y exclamativos qué, quién, cómo, cuál, cuándo, cuánto, cuán, dónde y adónde llevan tilde diacrítica para diferenciarlos de los pronombres relativos o conjunciones que, quien, como, cual, cuando, cuanto, cuan, donde y adonde.

Las formas acentuadas introducen, de forma directa o indirecta, enunciados interrogativos o exclamativos: así, se tiene ¿Qué haces?, No sé cuál es mi coche, ¡Qué calor que hace hoy!.

En los pronombres interrogativos y exclamativos que tengan formas propias en femenino y en plural, estas formas también se deben acentuar (¿Quiénes son?, ¿Cuánta gente había?).

Las formas acentuadas pueden funcionar como sustantivos (Se propuso averiguar el cómo, el cuándo y el dónde de aquellos sucesos).

En la tabla siguiente se indican algunos ejemplos de utilización de las formas acentuadas y no acentuadas.

Forma acentuada
Forma no acentuada
¿Qué puedo hacer?
¡Qué bien!
No sé qué hacer.
No sabes qué alegría me diste ayer cuando te vi.
No tienes por qué hablar si no quieres.
Quiero que vengan todos.
Vine antes que tú.
El hombre que vino ayer es francés.
¡Lástima que no llegara a tiempo!
Sé lo que hicisteis el último verano.
¿Quién fue a la fiesta?
Dime con quién hablabas.
¡Quién lo hubiera dicho!
Este el hombre de quien te hablé.
Vete con quien quieras.
¿Cómo estás?
Falta determinar cómo pudieron acceder al interior.
¡Cómo no!
Ágil como una gacela
Como dijimos ayer, esto puede dar lugar a confusión.
Como no vengas habrá problemas.
¿Cuál es la respuesta correcta?
Le expliqué cuáles eran los problemas que habían surgido.
La casa de la cual me hablaste.
Suave cual la lana.
¿Cuándo vendrás?
Mañana te diré cuándo voy.
Vente cuando quieras.
El lunes es cuando hizo más frío.
¿Cuánta gente hay?
Le pregunté cuántas veces había ido al cine desde entonces.
¡Cuánto tiempo sin verte!
Cuantos más libros leas, más fácil te resultará escribir bien.
Quería que se fuese cuanto antes.
Vinieron algunos cuantos.
¡Cuán gritan esos malditos!
Cayó cuan largo era.
¿Dónde estás?
Me gustaría saber dónde está Jaime.
Independientemente de dónde vivas, sabré cómo encontrarte.
El piso donde vivía era enorme.
Ponlo donde quieras. = Ponlo en donde quieras.
Llegaron hasta donde desembocaba el río.
¿Adónde fuiste?
Voy a donde me digas. Voy al lugar adonde me digas.

Un caso que da lugar a confusiones es la grafía correcta de porque, por que, por qué y porqué debido a la existencia de acentos (diacrítico en por qué y debido a las reglas generales de acentuación en porqué) y a la escritura en una o en dos palabras.


Forma acentuada
Forma no acentuada
Escrito separado
por qué
interrogativo o exclamativo
¿Por qué no te callas? / ¡Por qué te haré caso!
por que
cuando el que es relativo
Las calles por que [=por las que] vienes son peligrosas.
Escrito junto
porqué
sustantivo que significa 'motivo' o 'causa'
No sabemos el porqué de algunas cosas.
porque
conjunción causal, responde a la pregunta ¿por qué?
Vine porque estaba preocupado.[3]


‐Acentuación de adverbios terminados en ‐mente

Los adverbios terminados en -mente se acentúan igual que el adjetivo sobre el que están formados. Es decir, si el adjetivo lleva tilde por sí solo, también la lleva el adverbio; y si el adjetivo no la lleva, tampoco la lleva el adverbio:
pida > pidamente
Rara > raramente
Rápida es una palabra esdrújula. Todas las palabras esdrújulas llevan tilde en castellano y, por tanto, el adverbio rápidamente hereda la tilde.
En cambio, rara es una palabra llana terminada en vocal. No le corresponde tilde según las reglas de acentuación, así que raramente se queda sin nada que heredar y se escribe sin tilde.[1]


Actividades sugeridas: Acentúa correctamente un grupo de palabras asignadas, atendiendo a las reglas generales de acentuación.


 [1] http://blog.lengua-e.com/2007/tilde-en-adverbios-terminados-en-mente/
[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Acentuaci%C3%B3n_del_idioma_espa%C3%B1ol
[2] http://www.aulafacil.com/OrtografEspa%F1ola/Lecc-2-ortog.htm
[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Acento_diacr%C3%ADtico

No hay comentarios:

Publicar un comentario